Frases

Puede ser que la democracia perfecta no exista, pero no porque no la hayamos visto quiere decir que se deba dejar de trabajar para conseguir una democracia perfectible.

Los héroes que forjaron la patria, no pensaron en que hacían mal al luchar en contra de los tiranos, ellos peleaban porque las injusticias los lastimaba, igual o tanto más, que al pueblo que intentaban proteger, ¿por qué entonces hoy día se piensa en que las revoluciones son para los no civilizados, si la civilización exige que la libertad y la igualdad imperen en un ambiente de fraternidad?

Mientras exista la sujeción, la miseria, la decadencia de valores, las decepciones por la política, la desconfianza a la autoridad, el temor de las crisis económicas, no habrá paz ni libertad en la nación. Mientras esto último siga existiendo, no quedará de otra que tomar las armas del pensamiento y seguir combatiendo con endereza por la libertad.

Encontrarse con uno mismo, es uno extravío constante. No hay señalizaciones y, sin embargo, existen los caminos correctos. Lejos de lo que piensen los demás, prefiero perderme que seguir en el mismo lugar.

Anhelo trascender en la pequeñez de mi constitución, con determinación para no doblegarme ante mis propios egoísmos y vanidades, con la endereza de una convicción que no permita menoscabar a los demás, y comprensivamente para entender que la perfección también está presente en los errores.

El día en que la nación sea conducida por hombres íntegros, éticos y valientes, será porque en el interior de los hombres habrá sucedido una transformación. Algún día se cumplirá la palabra, si hoy trabajamos sobre nosotros mismos, sin esperar a que el futuro nos alcance.

En mi espíritu puede encontrarse un poco de egoísmo, de mancilla terquedad, de exceso de aventura, una pisca de insolencia, en ratos hasta una muestra de cólera e incomprensión, sin embargo, no puede reprochárseme que me sobre sinceridad para reconocerlo y fuerza para cambiarme.

Existen dos grandes sentimientos que el hombre acaudalado de cariño experimenta: uno, el amor, de los padres, de los hermanos, de la esposa e hijos; el segundo, es la amistad. Un amigo es la persona con la que compartes tus miedos, anhelos, congojas y la felicidad. Un amigo es para siempre.

Al beber cada gota del manantial de la vida, ésta nos colma y sacia la sed de aventura. Para los que bien saben vivir: se enamoran, tropiezan, quieren desmedidamente, se torturan con las angustias suyas y de los seres a los que ama, se permiten despertar tarde sin faltar a sus deberes, se permiten el convite con los amigos, se embriagan de lo que la vida les ofrece, bueno y malo, porque saben que la vida es noche y día, y lo disfrutan.

Es difícil la despedida, más cuando parece para siempre. Pero la muerte, no es el adiós eterno, es una despedida momentánea. En la infinita sabiduría de Dios, la muerte es sólo la puerta a otro lugar. Dios sabe porque nos separa, sin duda, es para que valoremos más a nuestros seres queridos. Para que al reunirnos conozcamos la alegría inmensa que emana de su bondad.

Cada golpe produce dolor. Cada contragolpe, placer. La vida como el ring y la persona como el boxeador. Hay que saber golpear y recibir, saber llevar las derrotas y las victorias, estos son, el cetro del verdadero campeonato.

La representación de un combate de box, es tan similar al escenario de la vida, que es casi imposible no salir golpeado o derrotado, así como  inevitable ser un luchador y triunfador si te preparaste para todos tus rivales. Cuando has combatido bien, al sonar la última campanada, de la última pelea del enfrentamiento ante la vida, sólo basta sonreír ante el campeonato.

Los rounds de un combate son el antecedente para la victoria de la pelea, sólo es necesario prepararte. El campeonato en el boxeo es semejante al éxito en la vida, sólo viene después de los sacrificios. Por eso, el liderazgo en el boxeo es la cúspide de los esfuerzos.